.

.

.

Reseñas Lij (Diciembre 2013)




 
Fabián Sevilla
Ilustraciones de Pablo Pino
Editorial: Aique
Colección: Sopa de libros
Edad sugerida: A partir de 10 años
Nº de páginas: 96
Buenos Aires, 2013



Por Silvina Juri (EDELIJ)

 “Si supieran que me estoy olvidando de cómo ser mago… ”

“Mago” una obra circular, la del protagonista conocido como el Grandioso mago Jocus Pocus, quien de joven parte de su pueblo natal y luego de casi cincuenta años, cargado de vivencias, regresa para reencontrarse con un viejo amor.

La reconciliación con el pasado -en el pintoresco poblado de Cochicó- le permitirá encontrar la protección, el reconocimiento y el afecto que necesita. También allí conocerá nuevas amistades, como la de  Diego, un aprendiz de mago que le ayudará a descubrir el malestar que el viejo Jocus tiene y no se anima a develar…

Si bien Jocus Pocus comienza a reconocer su  imposibilidad en adquirir “nuevas memorias” no se olvidará de su amada Raquel, ni de la importancia de contar un cuento y mirar a los ojos para que se produzca la verdadera magia.

El viejo Mago confía en que la anciana Raquel, novia en su juventud, lo salvará de ese combate interior, esa lucha permanente entre el pasado y el presente, porque si bien algunos recuerdos los manifiesta con frescura y poesía, la negación y olvido del presente no le permiten vincularse con el ahora. Así y bajo el ala del afecto, sentirá la seguridad de estar contenido y disipará el temor a no volver a perderse.

Una historia que emociona por su tratamiento desde lo humano, Fabián Sevilla aborda temas como la enfermedad, la vejez, el amor, la muerte, el orgullo, el fracaso, la soledad, entre otros… y lo hace sin dobleces, sino como parte de la vida misma.

El autor esboza historias que el lector podrá continuar a construir, como la de Diego, el aprendiz de 15 años con un padre que menosprecia su vocación, obligándolo a trabajar y lastimándolo física y espiritualmente.  Diego proyectará en el mago Jocus Pocus una amistad fraterna casi parental que suplantará la ausencia paterna, siendo la imagen del viejo mago quien lo acompañe y aconseje en su irrefutable decisión de buscar su propio camino.

Las acertadas texturas acuareladas de las ilustraciones de Pablo Pino acompañan el tono del relato, en innegables momentos, cargado de melancolía.

¿Truco o magia? conceptos que -en la obra- se debaten, lo que no se discute es que -una vez más- Sevilla nos sorprende con “la magia de la literatura”.

No hay comentarios: