.

.

.

Reseñas Lij (Enero 2013)



 
Un libro para Bruno
Nikolaus Heidelbach
Traducción: Olga Martín Maldonado
Grupo Editorial Norma.
Bogotá, 2008
Nº de páginas: 32




 
Bruno es un chico que ve a los libros con recelo, cree que todos son aburridos y que nada de su agrado puede encontrar en ellos. Es de los que no van a las bibliotecas porque le parecen tenebrosas, o no pasa por las librerías porque cree que sólo tienen los libros que le hacen leer en la escuela.  Esas ideas- un tanto fundadas- sólo perdurarán hasta que aparezca la persona indicada que le ofrezca el libro, también, indicado…

Ula es una niña que se pasa buscando en los libros las respuestas que no encuentra en otros lados y también los utiliza para despertar su imaginación. Es del tipo de nenas que no le importa qué piensan de ella los chicos como Bruno porque tiene todo lo que desea: el acceso a la biblioteca de su padre, la cuna del saber, el conocimiento universal a su alcance, los libros permitidos y los prohibidos, todo lo que un chico amante de los libros puede esperar… Ula, ocupa un rol activo en la historia, es ella quien invita a la aventura y es la portadora de nutridas experiencias. 


El libro, con magníficas ilustraciones llenas de pequeños gestos que revelan curiosidad, miradas que desafían, posturas que caracterizan; observamos cómo esas vidas, aparentemente tan opuestas, se van a buscar, a cruzar y a unir para disfrutar ni más ni menos que de la experiencia de la lectura, de la compañía, de las historias y de los personajes que se encuentran en esos objetos que Bruno nunca se animó a explorar.
 
Una de las tantas encantadoras lecturas que nos ofrece Nikolaus, una  historia que resalta la importancia de tener cerca a alguien que conozca de libros y del gusto por ellos, para así  contagiar a otros “Brunos” el placer por la lectura.  (Por Bettina Pucheta: Estudiante de la carrera de Edición en la UBA)






No hay comentarios: