.

.

.

Reseñas Lij (Junio-Julio 2014)


Ciudad sin colores
Aldo J. Méndez Camacho
Ilustrado por Ámbar T. Arciniega Silvia
Ediciones: Cuentos grandes para calcetines pequeños
N° de páginas: 40
México, DF 2013
De las ciudades y sus habitantes …..
En el mundo hay muchas, muchísimas ciudades. Las hay  grandes y pequeñas; oscuras y luminosas; bulliciosas y calladas; grises y coloridas. Hay ciudades con mar, con ríos, y sin ellos, las hay antiguas y modernas.  Incluso hay ciudades invisibles que habitan en el recuerdo o en los  sueños de los seres humanos.
Hay ciudades que son poesía, otras son música y algunas tiene ese color extraño que deja el olvido, pero en cada una de ellas habitan seres que les imprimen su carácter, su esencia porque sean cual sean, sean como sean, lo más importante de una  cuidad son las personas, que tiene a veces, las mismas características del lugar en que viven.
Ya sabemos que los seres humanos: los hombres y las  mujeres; los niños y las niñas somos diferentes, sólo hay que mirar un poco para darse cuenta. Lo importante es no quedarse en aquello que deja la primera mirada, hay que buscar hondo para entender, que si no fuésemos diferentes, las ciudades serian aburridas porque lo divertido es que cada cual de al mundo un toque de distinción, para que este tenga la magia del caleidoscopio que al más simple movimiento nos propone maravillosas y efímeras composiciones.
Para que el mundo sea sorprendente, hacen falta los asombros, las sorpresas y la luz de todos los seres humanos que lo  habitan.
Al finalizar el libro el escritor nos cuenta que el niño que motivó a esta historia, se llama Pedro, el encargado de ponerle color a toda una ciudad, y se pregunta: ¿Y si Pedro no hubiese inventado una ciudad y sus colores, habría yo encontrado mis palabras? ¿Y si cada persona regalara al mundo una mínima parte de lo mejor de sí, el mundo sería diferente? 
 

No hay comentarios: