.

.

.

Reseña (Junio 2009)



Nasrudín
Odile Weulersse (texto)
Rébecca Dautremer (ilustraciones)
Ed. Edelvives
2ª edición: 2007
Trad. de P. Rozarena

La historia transcurre en un pueblo árabe y –como es de esperar a nivel estructural de los cuentos populares- se repiten situaciones en donde el personaje niño (Nasrudín) y su padre deben trasladarse –con el burro- desde su casa hacia el mercado, para llevar mercancías. En el camino sucede que se encuentran con diferentes personas quienes les reprochan el uso que ellos hacen del burro. Nasrudín se siente avergonzado e intenta revertir la situación pero las críticas seguirán llegando, sea cual fuera el uso que planee. Hasta que muy sabiamente su padre le hace reflexionar que no debe importarle la mirada de los otros cuando vienen cargadas de comentarios malintencionados. El niño aprenderá así –y guiado por la serenidad de su padre- a juzgar inteligentemente lo que oye.
¿Un libro con moraleja? pues sí, pero no se explicita en tono moralizante. La manera en que el padre escucha a su hijo, siendo cómplice de sus excusas ocasionadas por la vergüenza, logra transferirle su sapiencia siendo el niño quien reflexione y razone por sí mismo para, luego, continuar en la vida “más liviano…”
A más de uno le resonará el nombre del protagonista por ser un personaje conocido en los cuentos de tradición oral del norte de África.
En este caso Odile Weulersse adapta el cuento y la ilustradora Rébecca Dautremer compone las situaciones de la narración de manera acertada. Ambienta la historia de una cultura donde prima el gusto por la decoración y el detalle, aunque Dautremer se acomoda al relato cargándolo de barroquismo en donde hace falta y combinando con austeros fondos blancos en donde se concentra el tema principal de la historia, recurso que le sirve para resaltar a los personajes y a las situaciones.
Una historia ideal para escuchar pero –en la edición de este álbum- para no dejar de mirar. (s.j.)


No hay comentarios: